LAS PERSONAS MIGRANTES: IMPRESCINDIBLES.

23.03.2021

Los inmigrantes nos quitan el trabajo. No se integran. Todos viven de las ayudas sociales. Hay demasiados, nos invaden y acaban con los recursos. No vienen con formación. Llegan y desean imponer sus costumbres, no se adaptan. No hablan nuestro idioma, no aceptan nuestra cultura... Todas estas creencias están basadas en la desinformación y en los bulos. Los datos que desmienten cada una de estas creencias existen y la realidad social de las personas inmigrantes es bien distinta.

Los últimos meses, la pandemia ha evidenciado la posición en la que se encuentran miles de personas migrantes en situación administrativa irregular. 

Es el caso de los temporeros y temporeras. Más de 80.000 personas en todo el territorio nacional que son necesarias para las campañas de recogida en el campo, para abastecer nuestras mesas, pero cuyos derechos fundamentales son pisoteados.

Trabajan una media de 12-13 horas al día por 25 euros la hora, viven en condiciones de hacinamiento, sin agua potable. Algunas personas directamente duermen en la calle para al día siguiente enfrentarse a una dura jornada de trabajo. En muchas ocasiones no se les realiza contrato laboral. Y actualmente ni siquiera se cumplen las condiciones de seguridad y protección necesarias para evitar el virus. Y las mujeres temporeras además se enfrentan al acoso y al abuso sexual.


Jove Solides